Ni el primero, ni el último

Los últimos serán los primeros…

Con eso de que los últimos serán los primeros, no es poco decir; en lo fundamental ni el primero ni el último (como yuxtaposición) ya que desde una perspectiva nihilista, solo la nada prevalece, pero decir nada es todo, y entre el todo y la nada surge la creación, el giro del timón, la variable, la incógnita, el estupor.

La no inspiración

Por Daniel Sánchez Centellas

Me quedé en el rincón de una mañana fresca

extasiado en la visión ciega de la punta de un calcetín

pero, para cambiar de tema y no extraviarme en boberías

encontré claridad europea en una fachada sin nombre

iluminada sin calor, anodina en su cierta existencia

en el fondo buscaba síntomas, o algo que me fuera afín

y además buscaba las diferentes clases de reflexión

por supuesto, para que pudiera reflexionar yo

es más fácil este ejercicio de surrealismo e inmanencia

mucho más, que encontrar eso que llaman inspiración.

***

Del poemario “HAY QUE BUSCARLE UN TÍTULO (EL CONTRA-ATAQUE DE LA NO-POESÍA)”, Aliarediciones, 2015, p. 23.