Mentes confinadas-CONFINED MINDS

MENTES CONFINADAS

Por Mar Martínez Leonard

Escuchas en YouTube viejas canciones. Bálsamo de nostalgia reposa en tu escasez. Horneas pan de miel, que no alcanza a endulzar tanta amargura. Y ya no sabes qué hacer de tu desesperanza, en un presente irreal que disipa el futuro. Inventas burbujas flotando en el agua, burbujas que piensas un poco azuladas. Y bebes café, carburante de ideas desconfinadas, en quimeras improbables, sin calorías. Sueñas chai con leche, azúcar, nata, cacao, menta… y desencanto. Las redes sociales invaden tu casa y tu vida, las calles se llenan de gente. Ciudadanos imprudentes, ¿acaso no aman este colchón de irrealidad, que amortigua su caída libre en el espacio? Todo está bajo control, la tecnología y el progreso te salvarán de ti misma. Alimentas tu autodestrucción con hortalizas milagrosas, de campos de cultivo sin árboles ni pasto. Talan nuestros bosques para hacer aceite de palma barato. Visitas museos virtuales y el Padre Tiempo se rinde al amor, su guadaña vencida en el arte de un cuadro. La diosa Kairos guardará tu descanso, con su sonrisa alada y sus exquisitos pies fugaces.

Imagen de mercadonegro.pe

CONFINED MINDS

By Mar Martínez Leonard

You listen to old songs on YouTube. Balm of nostalgia rests in your scarcity. You bake honey bread, which is not enough to sweeten so much bitterness. And you no longer know what to do with your hopelessness, in an unreal present that disipates the future. You imagine bubles floating on the water, bubles that you think a little bluish. And you drink coffee, fuel of deconfined ideas, of improbable chimeras, without calories. You drink chai with milk, sugar, cream, cocoa, mint…and disenchantment. Social networks invade your home and your life, the streets get full of people. Reckless citizens, don’t they like this irreality matress, cushioning their free fall into space? Everything is under control, technology and progress will save you from yourself. You feed your self-destruction with miracle vegetables, from fields without trees nor grass. Our trees are cut down to make cheap palm oil. You visit virtual museums and Father Time surrenders to love, his scythe fallen to the art of a canvas. The godess Kairos will guard your rest with her winged smile and her exquisite fleeting feet.

Imagen de mercadonegro.pe


El azote del hambre

Por ANTONIO ARJONA

Mi hija Silvia, mi hijo Daniel y yo elevamos sueños hasta la luz del sol para construir con ellos nuestro hogar. Despertamos, y la realidad nos da un buen vaso de mala leche. Esta tarde, mientras escarbaba en uno de los contenedores que nos suministra el menú diario, Silvia devoró una salchicha sin que yo descubriese la fechoría. Al llegar la noche, para cenar, tan sólo había sopa de esperanza y frío. Silvia entró en la chabola y vio como su hermano Daniel era azotado por la sucia mano del hambre, la culpa le dio patadas en las tripas hasta que vomitó la carne arrebatada de las fauces de la miseria.

antonioyarjona@gmail.com

………………………………………….

Ilustración de Elian Tuya


LA CHISPA

Me ato en la luz inexistente de la nada y dejo caer mi vida en el fondo del sillón para abrir mis oídos al murmullo del vacío mediático, televisión y radio, mercadotecnia; dejan mi cuerpo como una lata de coca sin “chispa de la vida”… amén.

Galileo Contreras Alcázar