TRAMPA MORTAL – DEADLY TRAP – TRAPPOLA MORTALE

Nació para esa misión, una necesidad de la especie que se extendía por generaciones…

Imagen: Dentro de una bombilla 1, Adrian Limani

Por Galileo Contreras Alcázar

Nació para esa misión, una necesidad de la especie que se extendía por generaciones. La luz, esa embriagadora pasión del espíritu a la que ahora se acercaba dando volteretas a toda velocidad, queriendo alcanzarla. Por fin, detrás del brillo blanco, se acerca volando a las columnas violetas casi escondidas al interior de la bombilla. Piensa en el nirvana y su cuerpo cae carbonizado al vacío.

Photo by Frank Cone

By Galileo Contreras Alcázar

He was born for that mission, a need of the species that had spanned for generations. The light, some intoxicating passion of the spirit that he was now approaching, wanting to reach, turning somersaults at full speed. At last, behind the white glow, he flies closer to the purple columns, almost hidden, inside the bulb. He thinks of nirvana and his body falls charred into the void.

Translation: Mar Martínez Leonard

Immagine: Dentro una lampadina 2, Adrian Limani

Di Galileo Contreras Alcázar

Era nato per quella missione, un bisogno della specie che attraversava generazioni. La luce, quella passione inebriante dello spirito a cui ora si stava avvicinando, rotolando a tutta velocità, cercando arrivaci. Alla fine, dietro il bagliore bianco, vola più vicino alle colonne viola, quasi nascoste, all’interno della lampadina. Pensa al nirvana e il suo corpo cade carbonizzato nel vuoto.

Traduzione: Mar Martínez Leonard

La aventura / THE ADVENTURE

El escritor, con el lápiz afilado y certero, se enfrenta al devenir y se desvive en el fragor de la batalla, hasta que cae rendido bajo el sol de la dicha…

Por Antonio Arjona

El enemigo apareció enorme entre la blanca niebla de la página. El escritor, con el lápiz afilado y certero, se enfrenta al devenir y se desvive en el fragor de la batalla, hasta que cae rendido bajo el sol de la dicha.

Los que sobrevivieron al longevo reinado de la indiferencia cuentan que La aventura acabó con el hastío  de aquellos desalmados.

Imagen: No Fly Zones, Eric Chow

By Antonio Arjona

The enemy appeared huge out of the white mist of the page. The writer, with a sharp and accurate pencil, confronts the future and goes out of his way in the heat of the battle, until he falls exhausted under the sun of happiness.

Those who survived the long reign of indifference say that The Adventure put an end to the boredom of the scoundrels.

Traslation: Mar Martínez Leonard / Image from happynesson.com

EN PELIGRO DE EXTINCIÓN –> In Danger of Extinction

A veces mis escamas de hombre me dan miedo…

Por Mar Martínez Leonard

A veces mis escamas de hombre me dan miedo. Tanto así que, si me abrazas fuerte, tiemblo. Y no es mi aleta desgarrada, no, sino mi piel dorada de pez pirarucú. Porque temo a ciertos pescadores con sueños como arpones que me acechan boquear para hacer de mis escamas joyas.

Imagen: Kniga-stranicy-knizhka-serdce, Vasirila,

By Mar Martínez Leonard

Sometimes, my man scales frighten me. So much that, if you hold me tight, I shiver. And it isn´t my torn fin, no, but my golden skin of pirarucu fish. Because I fear certain fishers with dreams like harpoons who stalk me when I surface, to make with my scales jewels.

Image: Sileny Salas

LA CIUDAD DE LA FURIA / La città del furore / The City of Fury

Por Mar Martínez Leonard

La tierra del blues quedaba a cuatro horas de allí. Había cargado el coche de provisiones y se disponía a cruzar el puente que le llevaría al otro lado del lago, sobre el túnel hacia Costa Esmeralda. Iba de vacaciones, aunque desearía no regresar a la ciudad de la furia. El temor en las caras de la gente y la luz del sol, que tanto le molestaba sobre la espalda, emanaban de las terrazas desiertas. No podía esperar a llegar al lugar donde todos conocían su nombre, y ya en la noche bluesiana, desplegar sus alas sin miedo al ocaso.

Imagen: freepik.com

La città del furore

Di Mar Martínez Leonard

La terra del blues era a quattro ore di distanza. Aveva caricato la macchina con le provviste e stava per attraversare il ponte che la porterebbe attraverso il lago, sopra il tunnel fino a Costa Smeralda.  Stava andando in vacanza, sebbene lei preferisse non tornare nella città della furia. La paura sui volti della gente e la luce del sole, che tanto la infastidiva sulla schiena, emanavano dalle terrazze deserte. Non vedeva l’ora di arrivare nel luogo dove tutti conoscevano il suo nome, e già nella notte bluesiana, spiegare le sue ali senza paura del tramonto.

Immagine: Smeraldaboats.com

THE CITY OF FURY

By Mar Martínez Leonard

The land of the blues was four hours away. She had loaded the car with groceries and was about to cross the bridge that would take her across the lake, over the tunnel to Emerald Coast. She was going on vacation, although would rather not returning to the city of fury. The fear on people’s faces and the sunlight, which bothered her so much on her back, emanated from deserted terraces. She couldn’t wait to arrive to the place where everyone knew her name, and already in the bluesian night, display her wings without fear of the sunset.   

Photo: Buena vista images


EL AMANTE DE BRANDY / Brandy’s Lover

Por Mar Martínez Leonard

Brandy llegó desde Jerez a caballo y cubierta de flores. Su compañía anticipaba con agrado el viento de levante. Pletórica de siglos de historia, Brandy vertió sus pasos descalzos de humildad en una copa de cáliz lúcido. Después, se vistió de música. Y ya entre notas de madera de roble y ecos flamencos, Luis la abrazó, bebiéndosela lentamente, a sorbos, con mucho hielo.

Image: Anthea Adams

—————————————————

By Mar Martínez Leonard

Brandy arrived from Jerez on horseback and covered with flowers. Her company pleasingly foresaw the East breeze. Bare of humility and plethoric with centuries of history, Brandy poured her steps into a lucid cup glass. Next, she dressed in music. And between notes of oak and flamenco echoes, Luis held her, drinking her slowly, sip by sip, with lots of ice.   

Imagen: http://www.freepik.es

————————————

Propósito inalcanzable

Retrato de hombre, Sulayr Etxea

Por Galileo Contreras

1 de enero de 2020. Le echo un vistazo al listado de propósitos que no voy a cumplir. Y no es que sea un hombre sin palabra. Mi vida ha sido de retos y todos los he cumplido. Cada año me imponía una meta que terminaba sobrepasando. Aceleradamente mis propósitos y estrés fueron creciendo y cada año era más. Nada me parecía imposible. Coche nuevo al año, un piso, un loft, una casa, otra, vacaciones en paradisíacos y exclusivos destinos… nunca hasta hoy que le echo un vistazo a este listado veo el costo. Hoy con un solo propósito que no llegará. La vida ha sido cara, si bien me va, dijo el doctor, llegaré a febrero.

Imagen: Lápiz conté sobre papel reciclado A3, sulayregea@hotmail.com


PROTERVIA Y LA LUNA

Era aún primavera y Carlos prendió la televisión para ver el noticiero de las 9 p.m. Toda la programación parecía estar basada solamente en el dichoso virus, aquel ser diminuto que había confinado a millones y también enfurecido a algunos que no creían que de hecho existiera.

Después de cenar, no era ya hora de salir, pero Carlos había estado entre aquellas paredes sin fin por varios días y ansiaba respirar hondo y sentir el aire en su cara. Con precaución, bajó las escaleras lo más sigilosamente que pudo, sin poder evitar tropezar contra el rellano en el piso quinto. Ya en la avenida, caminaba despacio y sin pausa, como quien intenta huir sin hacer ruido.

– ¡Oye, gringoo! ¡Vuelve a tu casaa, pendejoo!

Carlos miró a la derecha, de donde parecía provenir la voz, luego a la izquierda, allí la luna brillaba entre nubes que jugaban a rellenar la noche de algodones. La avenida desierta invitaba a un largo paseo. “Qué mala suerte”, se dijo. “Hay nazis en las ventanas, debo regresar a casa”.

Por Mar Martínez Leonard

——————————————-

Imagen de George Lehmann


El ídolo de plástico o el círculo de Möbius

Por Galileo Contreras Alcázar

Teníamos que considerarlo de carácter urgente, nadie hacía hincapié en la gravedad del problema que nos significaba las toneladas de botellas, bolsas, juguetes y todo tipo de cacharros plásticos a los que éramos adictos. Algo tenía que significar aquella montaña acumulada a un lado del parque en el que de niños jugábamos. Ahora lo sabíamos, quizá era cuestión de tiempo para que termináramos ahogados en una fatal inundación, cada vez más abundante y perniciosa, por todos esos plásticos flotantes que terminaban acumulados, ahí, cerca de nuestras memorias de la infancia, al fin y al cabo nosotros mismos seríamos nuestros propios enterradores, usuarios de él desde los pañales, biberones, suelas, acostumbrados a su fatal y casi inextinguible compañía. Me parece increíble que este envase vaya a vivir más que yo, y así sería sino fuera que ya en el pueblo nos hemos levantado y dado la mano para depurar esa montaña, revertirla y manejarla como lo que es, más que basura memoria, pedazos de cosas con las que hemos vivido y debemos de cargar e ir cambiando, sustituyendo, reciclando. Quien hubiera dicho que ahora la “basura” nos haría más conscientes, más vecinos, más humanos.


Imagen de http://www.ecoticias.com


Remota Posibilidad

Por Antonio Arjona

Esta mañana he vuelto a encontrar la tapa del váter levantada. Tras el delicado olor de su presencia he oído como se cerraba la puerta del sótano. Quisiera ir y sumergirme en el agua oscura de sus ojos. Pero cómo arriesgarme a perder la otra mano y con ella, la remota posibilidad de poder acariciar su pelo.


MORDAZA

Por Galileo Contreras Alcázar

Algunas veces lo desconocido llega por sorpresa, y eso que mi labor diaria me hizo casi insensible a las movidas más viscerales del entorno, la nota cotidiana es mi vida. Recuerdo la tinta fresca de los diarios al dirigirme al colegio, me quedaba un momento frente al quiosco y respiraba los encabezados más insólitos. Ahí supe qué sería mi vida: llevaría por siempre el estigma de la letra impresa en mi frente, dedicaría mi esfuerzo al trabajo periodístico y aparecería mi nombre en todas partes; un sueño ingenuo, pero a medida que crecía, cada vez más real. Tantas primeras planas me dieron que el oficio se volvió monótono, al fin uno se acostumbra a escribir por obligación. Pero también el curso ordinario de los días se rompe, y lo que sabemos que era la libertad se consume. Entonces, de un momento a otro el oficio se vuelve peligroso y la censura se predispone a costa de los valientes, quien diría que lo que antes era crítica ahora sería alabanza para los que detentan el poder. Mordaza es ahora lo que no supimos cuidar como ciudadanos, pero ¿qué haría yo por publicar lo que ahora me callo?