Baudelaire no pasa de moda

Mi juventud fue solo una tormenta oscura

atravesada a rachas por un sol radiante

han hecho tanto daño los truenos y la lluvia

que queda en mi jardín muy poca fruta madura.

.

Ahora que he alcanzado el otoño de las ideas

he de usar aquí la pala y el rastrillo

para juntar de nuevo las tierras anegadas

donde el agua cava hoyos inmensos como tumbas.

.

¿Y quién sabe si las flores nuevas con que sueño

hallarán en este suelo lavado como una playa

el místico alimento que las haga más fuertes?

.

¡Oh dolor, oh dolor! ¡El tiempo devora la vida

y el incierto enemigo que nos roe el corazón

con la sangre que perdemos, crece y se fortifica!

Traducción de MAR MARTÍNEZ LEONARD