LA RAZÓN DE UNA ILUSIÓN

Por JOSÉ GALILEO CONTRERAS ALCÁZAR Es el medio día, la paz del domingo invade con su blanquísima luz las ventanas de esta habitación, amable sí, a las 10 pasó el doctor Ramón con sus instrumentos para la presión, mi corazón “como un toro, pero no olvide sus pastillas”. Ya espero la hora del dominó enSigue leyendo “LA RAZÓN DE UNA ILUSIÓN”